muerte gamarra peru bolivia batalla ingavi

Primer Militarismo

Inicio » Periodo Independiente » República » Primer Militarismo

El primer militarismo es la etapa en la cual se sucedieron numerosos militares en el poder, mayormente caudillos de la independencia del Perú.
La independencia y el establecimiento de la república habían mermado considerablemente los privilegios de los que habían gozado ciertos grupos, com los hacendados y mineros criollos, durante la colonia. Así el nuevo Estado pasó a ser un botín por el que pugnaban distintas facciones que buscaban el poder político y el poder económico de sus propios grupos. Además el abismo cultural que separaba a los sectores populares de los intelectuales y profesionales le quitó solidez a estos grupos para conformar una alternativa de poder.

Los caudillos en el primer militarismo

Los obstáculos impuestos para los legisladores a la democratización de la sociedad, restaron fuerza a las instituciones civiles, lo que fue aprovechado por los militares sobrevivientes de las guerras independentistas, quienes dominaron la escena política iniciando el primer militarismo en el Perú. Su presencia además, se hizo necesaria para resolver las tensiones fronterizas con Bolivia, la Gran Colombia y Chile.
Los caudillo actuaban con el apoyo de un ejercito no profesional y representaba los intereses de grupos determinados, a los que daba protección y una vez en el poder, favores a cambio de su apoyo. De ahí que entre 1821 y 1845, hubo 53 gobiernos, se reunieron diez congresos y se promulgaron seis constituciones. Esto impidió la integración de la población peruana y obstaculizó la formación de un Estado-nación. Los caudillos no tuvieron una ideología única; podían ser desde conservadores y autoritarios, hasta románticos y chauvinistas.

La situación de la Iglesia

Esta fue la única institución colonial que continuó extendiéndose en la etapa republicana, y sus papel fue dar estabilidad social al nuevo contexto histórico del primer militarismo en el Perú. Se produjo una carencia de obispos, pues los que ocuparon estos cargos, al ser españoles, retornaron a España. El gobierno peruano no pudo nombrar a otros en su reemplazo hasta que la Santa Sede reconoció el derecho de la nueva república a designar sus autoridades eclesiásticas a mediados del siglo XIX. En la segunda mitad del siglo llegaron nuevas congregaciones desde Europa, las hermanas de los Sagrados Corazones y los salesianos, entre otras, que fundaron varios colegios. A pesar de todo, la Iglesia siguió teniendo una gran aceptación. Obispos como el de Arequipa. Jose Sebastián Goyoneche hicieron frente a la crisis de la Iglesia durante los primeros años.

Indígenas y esclavos

El establecimiento de la república no cambio mucho la situación de los indígenas. Por ejemplo, continuaron obligados a dar el servicio personal y el tributo, ahora llamado contribución. Los indígenas eran ciudadanos solo en teoría. Por su parte, los liberales consideraban que la autonomía e identidad comunal de los indígenas era un obstáculo para constitución de una nueva nación. Quisieron obligarlos a integrarse al país mediante la participación económica, pero sin ninguna clase de orientación o apoyo del Estado, quedaron a merced de los hacendados. Muchas comunidades campesinas se desintegraron. La situación de los esclavos no cambió realmente hasta su libertad llegó en 1854. Los hacendados seguían dependiendo de la mano de obra de los esclavos negros, pero el costo de mantenerlos fue cada vez mayor. Durante las guerras libertarias algunos esclavos habían aprovechado la situación para escapar de sus dueños, pero otros fueron reclutados de manera forzada para algunos de los bandos.

La vida política durante el primero militarismo

En 1827 el Consejo de Gobierno encomendado por Bolivar a Santa Cruz convocó a elecciones para el segundo congreso peruano. Una vez instalado bajo la presidencia de Francisco Javier de Luna Pizarro se convocó a elecciones, en las cuales triunfó Jose de la Mar. El nuevo gobierno intentó solucionar la crisis económica del país con una serie de medidas proteccionistas para la industria nacional; sin embargo, estas no tuvieron éxito. Con una promulgación de la Constitución de 1828, el poder del Ejecutivo quedo subordinado al Legislativo, lo que representó un problema para la Mar. Como consecuencia de la intervención de Agustín Gamarra en Bolivia, se depuso a Sucre del gobierno boliviano; esto produjo la reacción de Bolivar desde la Gran Colombia. A pesar de las negociaciones con La Mar para resolver las exigencias del pago por los servicios de la Corriente Libertadora del Norte y los problemas limítrofes que Bolivar reclamaba, este declaró la guerra al Perú. Los resultados de los enfrentamientos con la Gran Colombia no fueron favorables para el Perú. En ese contexto, Agustín Gamarra destituyó y desterró a La Mar. El congreso convocó a elecciones y en agosto de 1829 resulto elegido Agustín Gamarra.

intento anexion peru bolivia
Intento anexión de Bolivia a Perú

Cambios en el poder

En 1833, después de los conflictos entre el Congreso y Gamarra, y del intento de golpe de 1831 encabezado por el vicepresidente Gutierrez de la Fuente (que fue controlado gracias a la intervención de Francisca Zubiaga, esposa de Gamarra) se convocó a una Convención Nacional con el objetivo de aprobar algunas reformas constitucionales.
Coincidiendo con el fin del periodo del gobierno de Gamarra, la Convención eligió a Luis Jose de Orbegoso como nuevo presidente. A pesar del respaldo con el que contó Orbegoso, no pudo impedir los levantamientos de los caudillos militares, entre ellos Gamarra. La tranquilidad que le dio el acuerdo con las facciones militares después del llamado abrazo de Maquinhuayo, no duró mucho. Estando en Arequipa, donde tuvo un gran apoyo popular, emn 1835 se produjo en Lima la sublevación del joven general Felipe Santiago Salaverry, quien se proclamó Jefe Supremo del Perú. El gobierno de Salaverry duró apenas 11 meses.

La economía en el primer militarismo

La independencia no trajo el auge comercial esperado por los liberales. Al contrario, se registró un descenso en la producción, se redujeron los mercados tradicionales para los productos agrícolas y mineros, y el crédito se tornó escaso y costoso. Los hacendados perdieron privilegios y parte de sus campos de cultivo fueron destruidos durante las guerras de independentistas, escaseó la mano de obra, hubo una fuga de capitales por el éxodo masivo de españoles, y cada vez era menos los mercados para sus productos.

puerto paita piura vaillant
Puerto de Paita en Piura

La economía del sur

La situación económica de Arequipa y el sur andino fue muy distinta al del resto del país. En esta región se estableció una economía próspera gracias a la venta de lana de oveja y camélidos, a su ingreso en el mercado británico y la explotación de la mano de obra indígena. Esto permitió a la élite arequipeña una gran capacidad económica y política.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (143 votos, 4,29 de 5)