inca manco capac

Manco Capac

Inicio » Biografías » Manco Capac

Manco Cápac es un personaje que aparece en forma nebulosa ya que sus orígenes se pierden en el mito y en la historia oral de los incas. Conocido también con el nombre de Ayar Manco, estableció a su gente en el paraje de Aca- mama, para lo cual tuvo que luchar contra los huallas, sahuaseras y alcahuisas. Vecino a este paraje estaba el reino de los ayarmaca, quienes fueron sus más encarnizados adversarios y sólo serían vencidos en tiempos de Pachacutec. Por esta causa los límites del territorio en tiempos de Manco Capac pudieron dar cabida únicamente a diez ayllus, distribuidos en cuatro barrios: Quinticancha (picaflor), Chumbicancha (tejedores), Sairecancha (tabaco) y Yarambuycancha (alisal).
La historia oral cuzqueña mitificó a Manco Capac de dos formas. Una de ellas decía que cansado el sol de ver a los hombres vivir como animales mandó a dos de sus hijos –Manco Capac y Mama Ocllo– a civilizarlos. Ambos salieron del interior del lago Mamacota o Puquinacocha (hoy Titicaca) y Manco Capac, portando una barreta de oro, fundó una ciudad al pie del cerro Huanacaure. Una vez instalados, el mítico fundador enseñó a los hombres a cultivar la tierra, construir casas y abrir canales de riego. Quisieron los incas con este relato aparecer ante el mundo como personajes divinos dadores de tecnología y a la vez perpetuar sus orígenes en la memoria colectiva. Un segundo relato presenta a Manco Capac y a tres hermanos suyos –Ayar Cachi, Ayar Uchu y Ayar Auca– saliendo del cerro Tamputoco de sendas cuevas, acompañados por sus esposas: Mama Ocllo, Mama Raua, Mama Ipacura y Mama Huaco. Bajaron del cerro en busca de un lugar donde establecerse y, en el camino, temerosos los hermanos de los poderes de Ayar Cachi, quien derribaba cerros con su honda, decidieron deshacerse de él encerrándolo con engaños en una cueva. Continuaron la marcha arribando a un lugar denominado Guanacancha, a cuatro leguas del Cuzco. Allí permanecieron unos años sembrando y cosechando, luego prosiguieron hasta Tamboquiero y, luego de unos años, pasaron a Quirimanta. En sucesivos incidentes Ayar Uchu y Ayar Auca terminaron convertidos en piedra y pudo entonces Ayar Manco ocupar el área que había sido señalada por un bastón mágico, adoptando el nombre de Manco Capac. Este mito simboliza una suerte de trashumancia de los incas, antes de llegar al Cuzco.
Manco Capac escogió por sucesor a su hijo Sinchi Roca y su descendencia fue aglutinada en la panaca de Chima. Su cadáver fue momificado y guardado en el Inticancha hasta los tiempos de Pachacutec, quien dispuso su traslado a un templo especialmente construido para tal fin en la isla de Coatí, en el lago Titicaca. Posteriormente fue trasladado a dicha isla el cadáver momificado de Mama Ocllo. En cambio la momia de Mama Huaco, otra de las esposas de Manco Capac, fue sepultada en una chacra de Sausero, al sur del Cuzco, donde era venerada al inicio de la siembra de maíz, por haber sido la primera que lo cultivó y lo destinó a la fabricación de la chicha.

Manco Cápac
Manco Cápac

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
1 votos, 5,00 de 5 estrellas