Mariano Melgar

Mariano Melgar Valdivieso

Inicio » Biografías » Mariano Melgar Valdivieso

Mariano Melgar Valdivieso nació 1790, el 12 de agosto de 1790, en la catedral de Arequipa, el licenciado Matías Banda bautiza a Mariano Lorenzo Melgar, hijo legitimo de Juan de Dios Melgar y de Andrea Valdivieso.
El nacimiento pudo haber ocurrido el 8 (día de San Mariano) o el 10 (día de San Lorenzo); si es que el nombre no se relaciona únicamente con la fiesta mariana de la Asunción de la Virgen (15 de agosto). El 19 de setiembre de 1807, después de haber hecho sus primeros estudios en la escuela que funcionaba en el convento de San Francisco de Arequipa, Mariano aprueba el examen de ingreso al seminario de San Jerónimo de la misma ciudad, para estudiar Teología. Luego de tres años se hace acreedor a una beca de gracia y se le encarga servir interinamente la clase de Gramática.
El 16 de marzo de 1810 figura como catedrático de Latinidad y Retórica y el 9 de agosto del mismo año como catedrático de Física y Matemática. Recibe las órdenes menores el 21 de setiembre de manos del obispo de Arequipa.

Primeras obras de Mariano Melgar

Con ocasión de la elección del cabildo constituyente en Arequipa, el 9 de diciembre de 1812, Mariano Melgar escribe por encargo una oda, que sería posteriormente conocida como “Oda a la libertad”. El 29 de marzo del año siguiente, Mariano Melgar dedica su “Oda a la soledad” a José María Corbacho, su compañero en el seminario y en la Sociedad o Tertulia Literaria de Arequipa. Se enamora con pasión de su prima en segundo grado María Santos Corrales, a la que dedica la inmortal “Carta a Silvia”. Viaja a Lima con el propósito de obtener el grado de doctor, aunque no se ha podido determinar si logró tal objetivo. En el N° 32 (1813) de El Investigador aparece su fábula “El ruiseñor y el calesero”, de indudable contenido político. De vuelta en Arequipa, el poeta encuentra indiferente a “Silvia” y, para olvidarla, se dedica a leer y traducir a Ovidio, además de consagrarse al trabajo de campo en el valle de Majes. De esa etapa debe nacer su
recurrencia poética en el tema del abandono, fundamental en la lírica precolombina que, alejándose de las formas neoclásicas coloniales, utiliza una modalidad lírica nativa (el harawi o canción de tema amoroso), dando como resultado una auténtica poesía mestiza, cuyos versos se llamarían posteriormente “yaravíes”, prefigurando el romanticismo. Al decir del crítico Augusto Tamayo Vargas “el yaraví es la descomposición castellana del primitivo harawi, como manifestación mestiza dentro de la literatura peruana”, que recoge los elementos vernaculares, convirtiéndolos en motivos poéticos.

Enrolamiento a las fuerzas patriotas

En 1914, en los primeros días de agosto, estalla una revolución en el Cuzco bajo la inspiración de los hermanos Angulo, acaudillada por Mateo García Pumacahua. Mariano Melgar, que se hallaba en Majes, se enrola en Chuquibamba a las fuerzas patriotas que van a unirse el ejército de Pumacahua en Arequipa. Dada su preparación es designado auditor de guerra. El 28 de febrero de 1815 Vicente Angulo firma en Ayaviri una oferta de paz dirigida al general realista Juan Ramírez, que se supone fue escrita por Mariano Melgar. El 11 de marzo del mismo año, luego de la derrota en Umachiri, el poeta arequipeño es hecho prisionero, siendo fusilado al día siguiente (seis días después sería ahorcado Pumacahua). Se dice que cuando el oficial jefe de pelotón pretendió ponerle a Mariano Melgar una venda sobre los ojos, éste la rechazó diciendo: “Póngansela ustedes que son los engañados porque América será libre antes de diez años”.

Publicación póstuma de sus obras

La mayor parte de la obra de Mariano Melgar ha sido publicada postumamente y clasificada, a propuesta de Aurelio Miró Quesada y otros especialistas, de la siguiente manera: poesía filosófica (odas y cuartetas), poesía cívica (odas y octavas), poesía laudatoria (odas, sonetos, octavas), poesía amatoria (elegías, rimas provenzales, sonetos, décimas, canciones varias, octavas, glosas), epístolas, yaravíes, fábulas y epigramas, y traducciones y paráfrasis. En 1827 aparece en Ayacucho la “Carta a Silvia” y en junio del mismo año El Republicano de Arequipa publica cinco fábulas de Mariano Melgar. En 1831, en el mismo periódico, pueden leerse sus Canciones (sólo más tarde, a partir de 1861, serían llamadas “yaravíes” de Mariano Melgar). Dos años después, en 1833, con el sello de la Imprenta del Gobierno, se edita la traducción del Arte de olvidar de Ovidio, que Mariano Melgar llamó Remedio de amor. Ese mismo año, el 16 de setiembre, llegan a Arequipa los restos de Mariano Melgar y al día siguiente son enterrados en el recién inaugurado cementerio de la Apacheta.
En 1971 la Academia Peruana de la Lengua publicó una edición completa tanto de los poemas como de otros textos de Mariano Melgar, y en 1995 Enrique Carrión Ordóñez le dedicó un trabajo biográfico integral.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay votos aún) ¡Sé el primero!