José Faustino Sánchez Carrión

José Faustino Sánchez Carrión

Inicio » Biografías » José Faustino Sánchez Carrión

José Faustino Sánchez Carrión, ideólogo de la independencia. Hijo de Agustín Sánchez Carrión y de Teresa Rodríguez. Nació en Huamachuco, en el seno de una familia minera, el 19 de febrero de 1787. Inició sus estudios en el seminario de Trujillo (1802) y luego se trasladó a Lima para continuarlos en el convictorio de San Carlos (1804), dirigido en aquella época por el sacerdote chachapoyano Toribio Rodríguez de Mendoza. Abandonando una posible vocación religiosa, en Lima se decidió por el estudio de leyes empapándose, como muchos de sus condiscípulos del convictorio, de las ideas liberales impartidas por Rodríguez de Mendoza.

Pensamiento liberalista

El liberalismo del joven Sánchez Carrión llegó a ser conocido por todos, inclusive por el propio virrey Fernando de Abascal, motivo por el cual el gobernante prohibió que en lo sucesivo se le encomendaran discursos o conferencias, pues su palabra era una constante invitación a la libertad. A pesar de estas prohibiciones, se abrió camino en los estudios y llegó, siendo aún alumno, a enseñar Filosofía en el convictorio (1818). Ese mismo año logró el título de abogado e ingresó al Colegio de Abogados de Lima, institución que le encargó la defensa de las personas sin recursos económicos en calidad de “abogado de los pobres” (1819). Su férrea inclinación a las ideas liberales le valió el destierro de Lima, ordenado por el virrey Joaquín de la Pezuela, retirándose a Sayán, un pueblito cercano a Huacho, donde descansó de las fatigas laborales y procuró restablecer su quebrantada salud. Allí se encontraba cuando el Libertador José de San Martín proclamó la independencia peruana (julio de 1821), estableció el Protectorado y fundó la Sociedad Patriótica a fin de discutir, doctrinariamente, el sistema de gobierno que debía tener el Perú independiente.

El solitario de Sayán

Sabedor de los planes monárquicos de San Martín y sus colaboradores, escribió una serie de misivas que firmó con el seudónimo de “El Solitario de Sayán”. En una de ellas llega a afirmar: “Un trono en el Perú sería acaso más despótico que en Asia, y asentada la paz se disputarían los mandatarios la palma de la tiranía”. De Bernardo de Monteagudo, el ministro monárquico de San Martín, le separó un odio profundo y prolongado hasta la muerte.

Cargos de Sánchez Carrión en el gobierno

José Faustino Sánchez Carrión
José Faustino Sánchez Carrión

Defensor del sistema republicano de gobierno, formó parte -como diputado por Trujillo- del primer congreso peruano y fue uno de los inspiradores de la primera Constitución del Perú, de corte liberal (1823). Colaboró en periódicos como el Correo Mercantil, la Abeja Republicana y El Tribuno de la República Peruana. En junio de 1823 viajó con el poeta José Joaquín Olmedo a Guayaquil para invitar a Simón Bolívar a venir al Perú y consolidar el proceso de independencia. Bolívar le confió en abril de 1824 la secretaría general de los negocios de la república peruana y, en tal virtud, fue su acompañante en la triunfal marcha hacia Lima del Libertador. En una carta a Sucre, Bolívar escribió lo siguiente sobre Sánchez Carrión: “El señor Carrión tiene talento, probidad y un patriotismo sin límites”. Por esas razones se ganó la confianza de Bolívar, quien lo dejó en el consejo de gobierno, junto a Hipólito Unanue y José de la Mar, y como ministro de Relaciones Exteriores en 1825 cuando se retiró del Perú. Sánchez Carrión suscribió asimismo las invitaciones a los países americanos para la celebración de un congreso anfictiónico en Panamá.

Fallecimiento de Sánchez Carrión

Agotado por la labor realizada en los difíciles años de las guerras independentistas y debilitada su salud, resolvió retirarse a la hacienda “Grande”, de propiedad de la congregación de los padres del oratorio de San Felipe Neri, donde murió el 2 de junio de 1825 a los treinta y ocho años de edad.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay votos aún) ¡Sé el primero!